Vender sin intención de hacerlo

El Content marketing o Marketing de contenidos es una técnica basada en la creación y distribución de contenido relevante y valioso para atraer, adquirir y llamar la atención de un público objetivo bien definido, con la finalidad de impulsarlos a ser futuros clientes. Se trata así de convertir el cliente potencial en cliente real.

Cada entidad puede tener unos objetivos específicos propios, pero todas las que hagan uso de esta estrategia contarán en su lista con 7 puntos fundamentales:

1. Generar Engagement: Establecer una conexión con los usuarios para que prescriban y se sientan parte de la marca

2. Posicionar la marca como referente en el tema o sector que interesa a nuestro público objetivo: hay que lograr que el consumidor identifique nuestra marca sobre el resto.

3. Aumentar el tráfico orgánico en el sitio web a través de contenido relevante, interesante y original: la idea es que el contenido producido genere una gran cantidad de visitas al sitio web, y que no sean solo momentáneas si no que se mantengan en el tiempo.

4. Aparecer en los buscadores a través de estos contenidos valiosos. 

5. Captar contactos que tengan la posibilidad de convertirse en un nuevo cliente. si el potencial consumidor recibe un contenido que le brinda soluciones o amplíe su conocimiento, te verá como un referente en tu temática y querrá formar parte de tu proyecto.

6. Fidelizar clientes antiguos. No nos tenemos que olvidar de los clientes reales, no se trata solo de captar, la clave de ofrecer contenido atractivo consiste también en aportarles valor mediante el mensaje para que se queden, y sean leales a la marca .

7. Generar ganancias suficientes: finalmente, otro objetivo esencial será obtener ganancias sólidas. Sin ganancias no hay beneficios, y sin beneficios no hay estrategia que sirva.

Es necesario destacar que el Content Marketing forma parte de la Metodología Inbound, la estrategia de marketing digital más importante a día de hoy.

Esta forma de hacer publicidad consiste en captar el interés de las personas sin invadir ni interrumpir su experiencia, dejando atrás el concepto tradicional que nos viene a la mente cuando nos dicen esta palabra, ya que en este caso no se busca que la marca sea la que de repente invada al consumidor con un anuncio o un email promocional, por ejemplo, se busca que sea el consumidor el que, a raíz de un contenido de calidad, se acerque a la marca.  De esta manera, el usuario no siente que se le quiera vender algo.

En resumen, un contenido es la solución a un problema o necesidad, que se puede incluso haber creado estratégicamente. A través del Marketing de contenidos tenemos que ser capaces de vender la solución a este problema, sin intención de hacerlo.

Para generar el contenido valioso del que hablamos, además de hacer uso de herramientas como el copywriting, es importante contar con una estrategia que hile la planificación, la creación, la distribución y la medición del contenido teniendo siempre en cuenta a qué audiencia queremos llegar y qué objetivos pretendemos alcanzar.