El diseño en la elaboración de publicaciones

Para comenzar, una publicación es un escrito, impreso o digital, cuyo contenido ha sido escrito para su divulgación, y en mayor o menor medida, hacerse público.

La recepción de este contenido por parte del público objetivo y consumidor es clave, como también lo es que el contenido y los medios en los que está enmarcado el mismo, sean lo más efectivos posibles.

De ahí la importancia del diseño de publicaciones, disciplina que aúna los valores del diseño gráfico, con la maquetación y el diseño editorial. El diseño de publicaciones basa sus valores en la visión, y los objetivos  del contenido que complementa, haciendo a estos más efectivos, y generando un medio óptimo de legibilidad y equilibrio visual, que acompañe el consumo de su información de la manera más efectiva posible.

Para llevar a cabo un buen trabajo de diseño de publicaciones, es necesario conocer los elementos básicos que conforman una publicación, así como conocer su utilidad, ya que diseccionando cada elemento individualmente, y comprendiendo su rol en una publicación, podemos solidificar considerablemente nuestras propuestas de publicación.

Estas nociones básicas de diseño, se pueden dividir en dos grupos:

  1. Conceptos básicos de una publicación:

Formato: Se trata de la forma y el tamaño de la superficie sobre la que se maquetará el contenido.

El formato condiciona la distribución de elementos a nivel visual, porque la percepción humana hace que nuestra trayectoria visual, difiera según las características de este; Por ejemplo, el trazado visual que hacemos en un formato vertical es radicalmente diferente al que se haría en un formato horizontal.

Soporte: El medio en el que se publique la pieza, digital o físico, condicionará también otros elementos importante, como la extensión de la publicación, ya que un formato digital permite una extensión mayor de contenido que la impresión física. También afecta a sus gastos de producción, debido a que la impresión en papel es más costosa que la publicación digital. Y por último la distribución, ya que una vez más, la distribución mediante medios digitales, es más barata que la distribución física.

Portada y contraportada: al margen del soporte de la publicación, la portada es un elemento de acercamiento a la publicación, que junto al título y a los elementos visuales elegidos, sirven de cebo y declaración de intenciones de manera general, para invitar a su lectura. La contraportada  tiene la función de cerrar la publicación, y junto a la portada, contiene conceptualmente a su contenido, enmarcándola entre dos paredes.

  1. Elementos generales de diseño editorial:

Tipografía: Es un elemento no solo estético y tonal, sino que de la tipografía depende la legibilidad del contenido

Color: al igual que la tipografía, la utilización del color puede servir tanto como elemento estético, como para dotar de importancia o diferenciación a diferentes contenidos visuales o texto.

Cabecera y pie de página: La franja superior e inferior de la publicación, estén definidas o no, sirven para encuadrar elementos de paginación y capitulación, que sirven para dinamizar la búsqueda de contenido específico dentro de la publicación, o para invitar a su relectura.

Material grafico y fotografías: Por último, el contenido gráfico, ya sean fotografías, infografía, iconos o simplemente masas de color, consisten en una variable de gran peso, que supone uno de los elementos más relevantes de la publicación, junto al texto.