Boletines, una manera eficaz de comunicar a nuestro público objetivo

Si no comunicamos lo que hacemos, es como si no lo hubiéramos hecho. Probablemente hayas escuchado y leído esta frase en incontables ocasiones. Lo has hecho porque su significado se mantiene intacto con el paso de los años, y su impacto crece conforme crecen nuestras redes. Conforme la comunicación va transformándose en una realidad global.

La comunicación no es una materia que sólo competa a los medios. Las compañías también deben comunicar, de la misma manera que también lo deben hacer las asociaciones, las organizaciones no gubernamentales y las instituciones oficiales. Los seres humanos debemos comunicar a muchos y muy diversos niveles, y no olvidarnos nunca de la importancia de la comunicación.

Ahora bien, en el ámbito profesional y a gran escala, ¿cómo podemos comunicar de manera efectiva a nuestro público objetivo? Podemos publicar contenido en nuestra web, y funcionará. Podemos actualizar nuestras redes sociales, y funcionarán. Pero, actualmente, el canal más efectivo de comunicación en este sentido son los boletines, también conocidos como newsletters.

Podríamos definir boletín como una publicación periódica o no periódica que se envía a través del correo electrónico a una base de datos concreta. Una definición muy amplia en la que se enmarcan los boletines tradicionales (noticias o novedades respecto a un tema o entidad concreto), los boletines comerciales (que promocionan y llaman a la acción) y los boletines a medida (híbridos, modelos innovadores, etc.).

Lo más importante a la hora de realizar un boletín es conocer previamente su objetivo. Tener claro qué se quiere conseguir con ese boletín, y convertir ese objetivo en la columna vertebral del mismo.

Una vez claro este punto, hay una serie de consejos a tener en cuenta a la hora de crear un boletín si queremos que su resultado sea satisfactorio:

  • Debe incluir solo información de valor.
  • El lenguaje utilizado debe ser preferiblemente claro y sencillo.
  • Lo ideal es que los boletines sean muy visuales, sin demasiado texto.
  • Deben estar bien jerarquizados. Lo más importante en la parte superior.
  • Cuanto más atractivos sean, mejor. Lo mismo ocurre con las llamadas a la acción.
  • Asimismo, es importante mantener en ellos la imagen de marca y, por tanto, cierta consistencia.

Estos boletines nos permiten dirigirnos directamente a nuestro público objetivo, puesto que se envían a las personas que forman parte de nuestra base de datos y que, por tanto, tienen una relación directa o un interés directo en nuestra actividad. De ahí que la comunicación sea especialmente efectiva.

Además, en ellos todo pasa por nosotros. Empezando por el formato y el contenido. Un boletín puede ser como quieras que sea. Podría decir que son como las personas. Comparten una base entre sí, pero todos son diferentes.