Rafael García, presidente de ALCO y anterior presidente de ASEAMAC y vicepresidente de CONFALQ

Conocí a José Blanco (RABUSO) en una reunión cuando desde ASEAMAC y ANAPAT, representados entonces por José María Marsal y yo mismo como presidentes de ambas asociaciones, intentamos sin éxito en aquel momento agruparnos en una supra asociación en forma de federación o confederación. Se trataba de aunar en una sola voz la mayor parte de las asociaciones del sector para aportar y defender nuestros intereses en todos los foros que procediese, incluidas las administraciones públicas.

A partir de aquel momento, RABUSO llevó como Secretariado los temas de ASEAMAC y no fueron tiempos cómodos ni fáciles. Fue RABUSO y sus profesionales los que desde un punto de partida bajísimo para ASEAMAC, consiguió con su PROFESIONALIDAD y la CALIDAD HUMANA de su personal, llevar a ASEAMAC al momento exitoso que como asociación tiene actualmente.

En todo momento y lugar donde he tenido ocasión, he resaltado esas virtudes, que son las virtudes del personal y colaboradores de RABUSO, no me cabe duda de que posiblemente ASEAMAC hoy no existiría, si RABUSO no se hubiera cruzado en nuestro camino. Mi agradecimiento por ello, hoy y siempre.