Francisco Cobo, presidente de la Asociación Europea de Demolición, EDA

Para mí, trabajar con Rabuso significó en primer lugar una sorpresa. Sorprende que una organización vaya por delante no solo de las pretensiones de sus clientes, sino de las propias necesidades de estos, antes de que sean conscientes de ellas.

Y además, satisfacción, dado el nivel de calidad que la gestión de Rabuso alcanza, ya que se percibe que detrás de ella hay mucho trabajo y mucha inteligencia.